Presentamos denuncias ante PDH por iniciativa de ley de enseñanza bíblica obligatoria - Humanistas Guatemala
Somos un grupo de personas no-creyentes que defiende la libertad de pensamiento, consciencia, expresión y religión, para la construcción de una sociedad libre e incluyente, en donde nadie sea perseguido por su raza, sexo, orientación sexual, identidad de género, creencias religiosas o su falta de ellas.
humanism, humanismo, guatemala, guate, ateísmo, ateos, ateas, ateo, atea, atheism, atheist, atheists, god, dios, religion, religión, secular, LGBT, LGBTI, LGBTIQ, estado, laico, laicismo, secularismo, dios, god, gods, dioses
956
post-template-default,single,single-post,postid-956,single-format-standard,bridge-core-2.1.9,qode-quick-links-1.0,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-20.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default

Presentamos denuncias ante PDH por iniciativa de ley de enseñanza bíblica obligatoria

Este viernes 17 de julio, David Pineda (presidente) y Carlos Mendoza (tesorero) presentaron dos denuncias formales ante la Procuraduría de los Derechos Humanos en Guatemala en nombre de la Asociación Guatemalteca de Humanistas Seculares.

En la primera, se denuncia que la iniciativa de ley que el diputado Marvin Rocael Osorio Vásquez del Partido Líder entregó el pasado miércoles en el Congreso esta en clara violación de los tratados de Derechos Humanos ratificados por Guatemala. Específicamente el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y el Artículo 12 de la Convención Americana de Derechos Humanos. “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”, protegiendo en forma muy amplia, no sólo a la autonomía de la persona humana de mantener una actitud religiosa o sustentar una convicción de indiferencia en esta materia, de acuerdo a lo que su conciencia le dicte en forma individual y no colectiva de una sociedad en particular. Sumado a esto, según lo señala el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en su segundo párrafo: “Nadie será objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar su libertad de tener o adoptar la religión o las creencias a su elección”, libertad que es seriamente lesionada en esta iniciativa de ley, cuando pretende imponer la enseñanza de la Biblia en todos los niveles de escolaridad.

Se argumentó, también, que dicha iniciativa de ley violenta el derecho interno al estar en contra de algunos artículos de la Constitución Política de la República de Guatemala, la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia, y la Ley de Educación Nacional.

En la segunda denuncia se dejó constancia de las ilegalidades en las que se incurrieron cuando el día miércoles 15 de julio se le negó la entrada al Congreso de la República a personas que intentaron, ejerciendo su derecho constitucional, ingresar a presenciar el acto de presentación de la iniciativa de ley de enseñanza bíblica obligatoria. Acto que, por cierto, fue una ceremonia religiosa dentro de una institución del Estado. Minutos más tarde Carlos Mendoza, quien logró ingresar luego de varios minutos de tener que defender su derecho de ingreso, fue insultado, abucheado, censurado y sacado a la fuerza del Salón del Pueblo cuando intentó expresar su opinión.

El comunicado oficial de prensa de la AGHS puede ser leído aquí.

Comments

comments