¿Quiénes somos? - Humanistas Guatemala
Somos un grupo de personas no-creyentes que defiende la libertad de pensamiento, consciencia, expresión y religión, para la construcción de una sociedad libre e incluyente, en donde nadie sea perseguido por su raza, sexo, orientación sexual, identidad de género, creencias religiosas o su falta de ellas.
humanism, humanismo, guatemala, guate, ateísmo, ateos, ateas, ateo, atea, atheism, atheist, atheists, god, dios, religion, religión, secular, LGBT, LGBTI, LGBTIQ, estado, laico, laicismo, secularismo, dios, god, gods, dioses
364
page-template-default,page,page-id-364,qode-quick-links-1.0,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Quiénes somos?

Somos un grupo de personas no-creyentes —ateos, agnósticos, escépticos— que abrazamos el Humanismo Secular como filosofía de vida.

Humanistas Guatemala es una organización no gubernamental legalmente inscrita en el Registro de Personas Jurídicas de la República de Guatemala desde mayo de 2014. Fue creada con el fin de dar a conocer el humanismo secular como alternativa a las religiones, exigir la separación entre Iglesia y Estado, y representar los intereses de las personas no creyentes en un país conservador y muy religioso como Guatemala, en donde no creer en Dios y no vivir de acuerdo a “valores cristianos” es considerado como una aberración moral y social.Defendemos la libertad de pensamiento, consciencia, expresión y religión, para la construcción de una sociedad libre e incluyente, en donde nadie sea perseguido por su raza, sexo, orientación sexual, identidad de género, creencias religiosas o su falta de ellas.

 

Además de ser aliados de distintas organizaciones guatemaltecas que exigen que se cumpla el principio de separación entre Iglesia y Estado, organizaciones que abogan por los derechos sexuales y reproductivos, y que defienden los derechos de la comunidad LGBTIQ, Humanistas Guatemala es una de 4 organizaciones latinoamericanas miembros de la International Humanist and Ethical Union – IHEU.

 

No somos una religión ni un partido político. Lejos de eso, el Humanismo es una filosofía de vida, que, sin apelación a lo sobrenatural, reafirma la capacidad y la responsabilidad del ser humano de buscar su propia felicidad y satisfacción de acuerdo a principios éticos que aspiren al bien de toda la humanidad y los seres vivos en general. Los Humanistas tenemos ideas muy diversas acerca de cuál es la mejor manera de lograr esto, pero compartimos, como mínimo estos principios:

 

El conocimiento del mundo natural—el único que podemos saber que existe con seguridad—se obtiene a partir de la observación, la experimentación y el análisis científico-racional.

 

Los seres humanos somos una parte importante de la naturaleza, y el resultado de un proceso de cambio evolutivo natural, no guiado por alguna entidad sobrenatural o divina. No entendemos a la humanidad como el pináculo de este proceso, sino simplemente una rama más del “árbol de la vida.”

 

La ética y los valores morales no son derivados de revelación divina; son producto de intereses y necesidades humanas adquiridas a través de la experiencia para convivir pacíficamente en sociedad.

 

La vida no tiene ningún propósito predeterminado por una entidad sobrenatural o divina. Cada persona crea su propio propósito ejerciendo su libertad de pensamiento, conciencia y expresión. Como seres sociales por naturaleza, encontramos significado en nuestras relaciones personales, las cuales apreciamos y cultivamos.

 

La responsabilidad de nuestra forma de vida y del tipo de mundo en el que queremos vivir, es única y exclusivamente nuestra.

 

Las posiciones que tenemos y las acciones que tomamos no son únicamente para nuestro propio beneficio como no seguidores de una fe religiosa tradicional, sino para la mejora de toda la sociedad y el planeta que habitamos. Por eso mismo, aunque la naturaleza misma de la filosofía Humanista atrae naturalmente a personas no teístas y no religiosas, siempre estamos dispuestos a trabajar con amigos y aliados en temas y asuntos de interés común.