“Las instituciones religiosas que utilizan el poder del gobierno para apoyarse a sí mismas y forzar sus puntos de vista sobre las personas de otras religiones o de ninguna fe, socavan todos nuestros derechos civiles. Por otra parte, el apoyo estatal de una religión establecida tiende a hacer que el clero no responda a su propia gente, y conduce a la corrupción dentro de la misma religión. Erigir un muro de separación entre Iglesia y Estado, por lo tanto, es absolutamente esencial en una sociedad libre.”
—Thomas Jefferson

Estamos comprometidos con el secularismo; la idea de que en una sociedad abierta y pluralista en donde las personas tienen diferentes formas de ver el mundo—tanto religiosas como no-religiosas—las instituciones gubernamentales que están a nuestro servicio deben de ser neutrales, libres de preferencias religiosas.

El secularismo de estado, en donde las instituciones gubernamentales están separadas y apartadas de la influencia de las instituciones religiosas, y en donde el Estado es completamente neutral en cuestiones de religión, garantiza la libertad de consciencia y pensamiento para todos. En este Estado, ninguno debería de recibir privilegios o sufrir discriminación en base a sus creencias religiosas—o falta de ellas.

En Guatemala, sin embargo, esta separación rara vez se respeta y las instituciones religiosas tienen una influencia desmesurada e injustificada en las políticas públicas. Es común que candidatos políticos asistan a paneles de discusión organizados por instituciones religiosas en donde se comprometen a seguir la agenda dictada por los líderes religiosos. Éstos mismos candidatos integran la idea de gobernar de acuerdo a preceptos bíblicos en sus discursos.

Esto no conviene a nadie—religioso o no—y uno no de los propósitos de la Asociación Guatemalteca de Humanistas Seculares es cambiar esto.

Si estás interesado en colaborar con nosotros, envíanos un mensaje por medio de nuestro formulario de contacto. También puedes enviar donaciones por medio del botón verde en la parte superior de ésta página.