En 1952, en el primer Congreso Humanista Mundial, los fundadores de la IHEU elaboraron una declaración de los principios fundamentales del Humanismo moderno. La llamaron La declaración de Ámsterdam. La declaración de Ámsterdam de 1952 fue un producto de su tiempo. Al surgir en medio de las políticas de la Guerra Fría, aseguraba que “los Humanistas tienen confianza en que la presente crisis puede ser superada.”

De acuerdo a la naturaleza del Humanismo—amigable a la evolución de las ideas, contrario al dogma—la declaración fue actualizada en 2002. La Declaración de Ámsterdam 2002 es una declaración de los principios fundamentales del humanismo moderno aprobado por unanimidad por la Asamblea General de la Unión Internacional Humanista y Ética en el 50 º aniversario del Congreso Mundial Humanista de 2002 – De acuerdo con la IHEU, la declaración “es la declaración oficial de Humanismo Mundial .”

Declaración de Ámsterdam 2002

El Humanismo es el resultado de una larga tradición de pensamiento libre que ha inspirado a muchos de los más importantes pensadores de todos los tiempos, a los artistas creativos, y que dio origen a la ciencia. Los fundamentos del Humanismo moderno son los siguientes:

  • El humanismo es ético. Afirma el valor, dignidad y autonomía del individuo y el derecho de todo ser humano a la mayor libertad posible, compatible con los derechos de los demás. Los Humanistas tienen el deber de cuidar a toda la humanidad, incluyendo las generaciones futuras. Los Humanistas creen que la moralidad es una parte intrínseca de la naturaleza humana basada en la comprensión y la preocupación por los demás, sin necesidad de sanción externa.
  • El humanismo es racional. Busca utilizar la ciencia de forma creativa, no destructiva. Los Humanistas creen que las soluciones a los problemas del mundo se encuentran en el pensamiento humano y la acción en lugar de la intervención divina. El Humanismo aboga por la aplicación de los métodos de la ciencia y la libre investigación de los problemas del bienestar humano, pero los Humanistas creen igualmente que la aplicación de la ciencia y la tecnología deben estar moderados por los valores humanos. La ciencia nos da los medios, pero los valores humanos deben proponer los fines.
  • El Humanismo apoya la democracia y los derechos humanos. El Humanismo tiene como objetivo el máximo desarrollo posible de cada ser humano. Sostiene que la democracia y el desarrollo humano son derechos. Los principios de la democracia y los derechos humanos se pueden aplicar a muchas relaciones humanas y no se limitan a ser métodos de gobierno.
  • El Humanismo insiste en que la libertad personal debe combinarse con la responsabilidad social. El Humanismo busca construir un mundo basado en la idea de que la persona libre es responsable ante la sociedad, y reconoce nuestra dependencia de, y nuestra responsabilidad para con, el mundo natural. El Humanismo es anti-dogmático y no impone credo alguno sobre sus seguidores. Está comprometido con la educación libre de adoctrinamiento.
  • El humanismo es una respuesta a la amplia necesidad de una alternativa a la religión dogmática. Las principales religiones del mundo afirman estar basadas en revelaciones supuestamente fijas para todos los tiempos, y muchas de ellas buscan imponer su visión del mundo a toda la humanidad. El Humanismo reconoce que el conocimiento confiable acerca del mundo y acerca de nosotros mismos, surge de un proceso continuo de observación, evaluación y revisión.
  • El Humanismo valora la creatividad y la imaginación artística, y reconoce el poder transformador del arte. El humanismo afirma la importancia de la literatura, la música y las artes visuales e interpretativas para el desarrollo y la realización personal.
  • El humanismo es una postura  ante la vida que busca la máxima realización posible por medio del cultivo de una vida creativa y ética, y que ofrece los medios éticos y racionales para enfrentar los retos de nuestro tiempo. El Humanismo puede ser una forma de vida para todos en todas partes.

Nuestra tarea es hacer a los seres humanos conscientes, en los términos más sencillos posibles, de lo que puede significar el Humanismo para ellos y a qué los compromete. Utilizando la libre indagación, el poder de la ciencia y la imaginación creadora para la promoción de la paz, y al servicio de la compasión, tenemos confianza de poseer los medios adecuados para resolver los problemas que nos agobian. Podemos reunirnos con aquellos que compartan esta convicción y asociarnos con ellos en esta libre empresa.