Caricatura-Siglo-21

El ateísmo tiene mala fama y no es secreto. Muchos creen que es imposible ser moral sin religión o sin fe en algún Dios. Algunos citan a Dostoyevski: si Dios no existe, todo está permitido. Tales ideas no sólo denotan una pobre comprensión de la moral humana, también causan mucho daño.

Ser ateo en Guatemala acarrea prejuicios, estereotipos, discriminación y distintas formas de violencia. Muchos culpan a la falta de “Dios” de todos nuestros males sociales. Curiosamente, países bastante irreligiosos y con cifras elevadas de ateos como Noruega, Dinamarca, Nueva Zelanda, Suecia y Finlandia, son los más prósperos, pacíficos y equitativos del mundo. Esto no significa que el ateísmo cause bienestar social, pero sí demuestra que el bienestar social —y por lo
tanto, la moral y la ética individual de sus habitantes— no necesita de dioses ni de religiones.

Conscientes de ello, en la Asociación Guatemalteca de Humanistas Seculares queremos que la gente conozca las distintas formas en las que personas perfectamente “normales” pensamos acerca de la vida, el Universo y todo lo demás, sin recurrir a dioses ni creencias religiosas. Buscamos que el ateísmo sea una forma de vivir y pensar que, aunque pueda no ser compartida, sea aceptada y respetada.

Por eso y porque valoramos la libertad de expresión, queremos llamar la atención hacia la caricatura publicada en este medio el 3 de marzo. Sabemos que el humor puede ser un recurso efectivo y edificante tanto a nivel social como individual; pero para eso requiere de agudeza mental, creatividad y sensibilidad. Nada de eso estuvo presente. Como consecuencia, su único logro fue explotar el prejuicio de que los ateos somos malos, corruptos e inmorales, afianzando y perpetuando estereotipos que dan lugar a discriminación y otros tipos de violencia. Si había algún intento de denuncia legítima de alguna otra cosa, se perdió el mensaje.

Suficientes ideas retrógradas nos dividen ya —racismo, machismo, homofobia, clasismo, misoginia, xenofobia— como para agregar una más. El humor debe usarse para cuestionar esas ideas, no para reforzarlas.


 

Nota: Este texto fue enviado a Siglo 21 y fue publicado en su sección ‘Buzón 21,’ aunque con recortes por espacio: http://www.s21.com.gt/buzon-21/2016/03/11/caricatura-perdio-mensaje